Un elegante tiburón vivía con su familia disfrutando las delicias del mar, pero un día, un gran barco pasó muy cerca de ellos y dejó caer muchos tanques de petróleo; de pronto el agua se oscureció, las plantas del lugar murieron rápidamente, los peces no tenían de que alimentarse y apenas podían respirar; poco a poco se fueron enfermando y casi mueren si no llega a ser por una sabia ballena que andaba de paso por esos lugares y al verlos tan tristes le preguntó al tiburón:

-¿Qué ha pasado con tu familia, amigo?


- ¡OH!, un gran desastre nos ha causado ese barco irresponsable, no sabemos que hacer para sobrevivir.


- Bueno, buscaremos ayuda; vuelvo enseguida

-Y al rato regresó con un grupo de ballenas y entre todas limpiaron el lugar.


- Y ahora mandaremos un mensaje a todos los niños del mundo para que no permitan que nos ensucien el mar.


Dicho y hecho, enviaron el mensaje a los niños con un bonito delfín.



Comentarios


Deja un comentario