Preparados y Alertas

Autora: MSc. María del Carmen del Valle Núñez.

Por las características de los niños pequeños, que no tienen conciencia del peligro, ni aún logran regular totalmente su conducta, resulta de vital importancia la preparación de la familia para poder accionar con rapidez en caso de desastres naturales y a su vez preparar de los infantes en estos temas.
Se aprovecharán para ello, las diferentes actividades que realicen con sus hijos como; juegos, paseos, excursiones, visitas a familiares y amigos, ver la televisión, entre otras, las que le permitirán familiarizarlos con algunas medidas sobre cómo preservarse ante la amenaza de algunos desastres naturales; tormentas tropicales, inundaciones, sismos, derrumbes e incendios.
Podrás además desarrollar algunas habilidades y hábitos que les permitirán participar rápida y organizadamente en la evacuación si fuera necesario y el comportamiento que deben observar en estos lugares.
Es importante que estas actividades las realices en forma de juego, en un ambiente agradable, aprovechando las situaciones de la vida cotidiana y elogiando los resultados que obtenga.
Recuerda que mientras mayor y mejor sean los conocimientos que adquiera el individuo, para enfrentar cualquier catástrofe, menores serán los daños psicológicos, físicos y económicos que tenga que enfrentar.
A continuación te ofrecemos algunos ejemplos de actividades que sirven para la familiarización de los niños con los fenómenos naturales y como actuar ante ellos.
Tu niño ya tiene algunas vivencias acerca de los fenómenos naturales, pero ustedes pueden contribuir a ampliarlas enseñándolos a observar algunas características del estado del tiempo (día nublado, lluvioso y soleado).
Puedes invitarlo a pasear, a establecer relaciones entre las cosas, ejemplo: entre las nubes y la sombra, el sol radiante y el calor, la lluvia y la frescura y a responder preguntas como: ¿Qué mensajes nos traen las nubes: habrá lluvia? ¿Cómo viajan las nubes? ¿Cómo está el día de hoy? ¿Y el de ayer, te acuerdas cómo estaba?
Dile que dibujen en una semana cualquiera como está el día. Antes debes lograr que lo observen cuidadosamente y asegurarte de que comprenda qué significa cada dibujo.
Después de llover asómate con tu niño a la ventana y pídele que se fije bien en todo lo que allí se ve, que dibuje como queda todo cuando acaba de llover, que comenten sobre lo observado. Que salgan al patio y hagan algunas encomiendas: como recoger las hojas de los árboles y pequeñas ramas caídas. Enséñalo a apreciar lo bello y a cuidar de la naturaleza.
Permíteles que recojan agua en un recipiente y que observen que es líquida, que es transparente, que puede tomar diversas formas en dependencia del recipiente donde se encuentre, etcétera. Así se apropiará de algunas de sus características y de su importancia para la vida.
Nárrales cuentos o recítales poesías que hablen o reflejen la lluvia, ejemplo: "La gallina y la lluvia" de la autora Juana María González Bermúdez y conversa con él sobre los personajes del cuento, sobre como se puso el cielo, lo que hizo la gallina para proteger a sus pollitos de la lluvia y por qué es necesario proteger a los animales cuando llueve.
Diviértete con él jugando a las adivinanzas sobre estos temas, pídele que inventen también las suyas.
De acuerdo con el lugar donde viva el niño puede apreciar por ejemplo un río crecido, una laguna o un estanque, después que haya terminado de llover y le explicarás ¿Por qué no se debe cruzar ningún río crecido? ¿Cómo deben comportarse si algún día tienen que trasladarse a un lugar seguro pues el lugar donde viven ha quedado cubierto por las aguas?
Invítalo a investigar: Que haga pequeños experimentos como el de regar una planta diariamente y la otra no, a observar lo que sucede. Conversa con él sobre la importancia del agua para la vida del hombre, los animales y las plantas. Pídele que diga que actividades se realizan en el hogar para las cuales es necesario utilizar el agua. Explícale que cuando no llueve por mucho tiempo decimos que hay sequía, como sucedió con la planta que no regaron y que se secó. Conversar sobre como podemos ahorrar el agua.
Explícale que el hombre construye presas para almacenar el agua, si vives cerca de alguna muéstrasela o enséñale la lámina de un libro o periódico donde aparezca.
Aumenta sus vivencias sobre el aire, cuéntale que aunque el aire no se ve, si lo sentimos, y se percatan de su presencia porque los despeina, mueve las hojas, seca la ropa, lo respiran. En este caso es posible explicar que en ocasiones sentimos el viento más fuerte que puede derribar árboles, casas, etcétera y que se debe hacer cuando esto ocurre.
Familiarizado con algunas características del verano, puedes explicarles que en esta época del año se encuentra la temporada ciclónica, que los ciclones son fenómenos muy peligrosos porque están acompañados de vientos fuertes que pueden derribar árboles, viviendas u otros objetos. Además que los vientos traen mucha lluvia por lo que pueden producirse inundaciones y en zonas cercanas al mar en ocasiones penetraciones de este.
Es importante que le expreses algunas medidas que deben tomar para protegerse como: no tocar cables que se encuentran en el suelo, retirar las plantas u otros objetos de los balcones, empapelar cristales, entre otras, así como el comportamiento que deben mantener si deben trasladarse a un lugar seguro.
Recuerda que debes estar muy atento a las noticias que con respecto al estado del tiempo dan diariamente por la televisión, la radio o la prensa, para que puedas actuar con rapidez.

En caso de tormentas tropicales, debes extremar todas las medidas higiénicas, sobre todo hervir el agua.

El tema de los incendios puedes tratarlo con los niños a partir de dibujos animados, libros de cuentos, láminas o ilustraciones que permitan conversar sobre lo que sucede cuando suena la alarma del carro de los bomberos, las actividades que realizan estos trabajadores, como pueden producirse los incendios, porqué los niños no deben jugar con fósforos, con qué se puede apagar el fuego, lo que deben hacer los niños cuando hay fuego.
Es importante que recuerdes que no solo con fuego pueden quemarse los niños, debes evitar que ocurran accidentes en el hogar: no dejes a los niños solos en la cocina, ni la plancha caliente a su alcance, ni los tomacorrientes sin protección.
Si vives cerca de una Unidad de Extinción y Prevención de Incendios visítala con tu hijo, resalta el valor de estos trabajadores que arriesgan sus vidas por salvar a otras personas. Invítalos a conversar sobre su trabajo y escucha con atención lo que te dice.
Cuando vayas con tu niño a las actividades que se realizan los días de la defensa, aprovecha la ocasión para hablarles sobre quienes nos defienden y cómo podemos protegernos en caso de agresión, realiza con él sencillos ejercicios de evacuación, donde al escuchar la señal de alarma aérea irán al refugio o al lugar establecido para esto.
Explícales como debemos comportarnos en las obras protectoras.
Además podrás realizar otras actividades cotidianamente que contribuyan a su preparación como: jugar con ellos a lanzar, saltar, esconderse, enmascararse.
También es importante que el niño se oriente hacia donde ir, desplazarse sin hacer ruido, sin ser visto, por puntos y señales, con los ojos cerrados orientándose por el tacto, por el oído y podrán responder preguntas como ¿Quién se desplazó? ¿Qué ruido escucharon?
Tú niño aprende que hay muchas maneras de dejar mensajes y de comunicarse; por un dibujo, a través de la naturaleza, de las pisadas, entre otros, preguntar ¿De qué es la huella? ¿Qué nos indica la flecha?
Cuando vayan de excursión al Parque "Lenin" o a la Playa proponle; hace recorridos, caminatas de exploración, de excursión, con pequeñas cargas, caminar con el cuerpo agrupado, etc.
Para abordar este tema podrás además cantarles, contarles pequeñas anécdotas, hacer con ellos dramatizaciones, pedirles que modelen, construyan, dibujen y otras muchas actividades que con tu ingenio puedas crear. Recuerda, es muy importante ante cualquier contingencia ofrecerle seguridad y cariño a tus hijos.


Comentarios


Deja un comentario