Intersectorialidad
 

El presente documento tiene como finalidad revelar cómo en la República de Cuba se realiza la coordinación de políticas y programas para la primera infancia, lo cual responde, en primer lugar a que la protección de la población infantil en el país es un asunto consustancial al propio sistema social y concierne a toda la sociedad.


Lo antes expuesto se revela en las políticas que, desde el Triunfo de la Revolución, preservan el bienestar de la infancia en el país, las cuales se explicitan en la Constitución de la República , en los Códigos de la Niñez y la Juventud, de la Familia, el Penal, el Decreto Ley 64, entre otros. Todos centran su atención en la protección a la infancia y la juventud, de modo tal que los diferentes impactos, de manera directa e indirecta tributen al desarrollo de la personalidad de niños y niñas.


La forma en que se coordinan las políticas que se trazan y los programas para la primera infancia está en concordancia con las ideas filosóficas, psicológicas, sociológicas y pedagógicas que están en el sustrato del proyecto socioeducativo cubano.


El considerar que cada niña y niño al nacer (sano) está en óptimas condiciones para desarrollar al máximo sus potencialidades, si el entorno así lo favorece, sitúa en un lugar cimero a la familia, imprescindible para velar por su supervivencia y promotora de ese desarrollo y hace, además, volver la vista hacia el contexto sociocultural en que ésta interactúa, el cual es una condición determinante, ya que la sociedad representada en cada lugar y región de una manera especial, influye como un todo en la educación de sus miembros. Ello se une a la consideración de que los primeros años de la vida son decisivos para toda la ulterior formación integral de la infancia, pues en ellos se crean las bases del desarrollo físico, psíquico y social.


Todos los agentes sociales pueden ser potenciadores del desarrollo de la familia, de la infancia. Ahora bien, en la sociedad hay factores más directamente relacionados con la educación, la salud, la nutrición, la cultura y la protección de la infancia, los cuales pueden, incluso, tener programas bien pensados, dirigidos a cumplir su objetivo, sin embargo, si realizan sus acciones de forma aislada.


Resultado de la aplicación en la práctica social de las diferentes políticas a ello dirigidas y, especialmente de una investigación realizada durante los años 81 al 92, la cual dio los elementos fundamentales a tener en cuenta para garantizar la ampliación de la atención educativa a todos los niños cubanos desde su nacimiento hasta los seis años. Se trata de un programa educativo no institucional “Educa a tu Hijo”, que toma como pilares para su realización a la familia y a la comunidad y que, con un enfoque intersectorial, bajo la coordinación del sector educacional, estructura y diseña acciones para brindar atención integral al niño/ña desde el propio periodo del embarazo.


El Programa se generalizó a todo el país en 1992, en virtud de los compromisos del Estado Cubano, recogidos en el Plan Nacional de Acción elaborado por Cuba- firmado por el presidente de la República- para dar respuesta a la Declaración Mundial en Favor de la Infancia, cuenta con todo el apoyo estatal y responde a la política del país para la atención integral a estas edades, dirigida, asesorada y controlada por la Dirección de Educación Preescolar del Ministerio de Educación, lo que permite la consecución de los mismos fines y objetivos de la Educación Inicial y Preescolar: lograr el máximo desarrollo posible de todos los niños y niñas cubanos.


El contenido del estudio que se presenta parte del reconocimiento de la necesidad de la coordinación de políticas y programas para la primera infancia y revela cómo esta se realiza en Cuba, haciendo referencia al contexto sociopolítico en que crece la niñez. Se describen casos concretos que ilustran los mecanismos de coordinación que, en la realidad cubana, posibilitan la atención integral a los niños y niñas de estas edades.El conocimiento del contexto sociopolítico en que crece la niñez en la República de Cuba, de la estructura general del sistema educativo del país, a los cuales se hará seguidamente referencia, permitirá una mejor comprensión de los mecanismos de coordinación de distintos programas de atención a la infancia.La República de Cuba cuenta con 11,237,000 habitantes de los cuales 2,822,000 son niños y jóvenes menores de 18 años (25 % de la población), 874.016 de ellos están comprendidos en las edades de 0 a 6 años.


LIBRO: Estudio Nacional sobre Coordinación de Políticas y Programas para la Primera Infancia

 

Comentarios
Para realizar un comentario debe estar autenticado en el sistema
Autenticarse Registrarse