currículo (Cont.)


actividades_conj_2
Las actividades conjuntas
están especialmente diseñadas para la modalidad no institucional; como su nombre lo indica, en ellas participan los niños y niñas, sus familias y los ejecutoresque las orientan. Constituyen momentos de verdadero disfrute para los niños que las realizan y espacios que se aprovechan para la estimulación de su desarrollo; pero su función principal esla de preparar a la familia mediante la explicación, la demostración y, fundamentalmente, con la participación directa de ésta en la actividad, lo que la pondrá en mejores condiciones dezcontinuarrealizando las acciones educativas en el hogar, con bases más científicas.

El contenido de la actividad conjunta, puede ser diverso: en algunos encuentros pueden realizarse actividades de orientación a las familias integrando varios objetivos; así, pueden vincularse objetivos para el desarrollo del lenguaje ( narración de cuentos) con los de educación sensorial (identificación o agrupación de colores, formas o tamaños), con los de desarrollo de los movimientos(caminar bordeando obstáculos, correr, saltar); otros encuentros pueden dedicarse completamente al juego de roles, que tanto gusta al niño y que tantas posibilidades tiene para potenciar su desarrollo.

En cada sesión, siempre habrá un espacio para que los niños y niñas realicen actividades independientes.
Sin embargo el objetivo fundamental es que cada encuentro sea un momento de aprendizaje para la familia,en los que cada vez comprenda con mayor profundidad, los objetivos de cada tipo de actividad y la nece de su variedad para lograr un verdadero desarrollo integral en sus hijos. La preparación de la familia, no solo se logra en estos encuentros, sino que además, en las visitas que los ejecutoresy promotores realizan al hogar para dar seguimiento a la efectividad del Programa, al observar las acciones educati realizadas por la mamá, papá, abuetlita, hermanito u otro familiar con su niño o niña, complementan, confirman o nuevamente demostración si hiciera falta.

De esta forma, la capacitación familiar es permanente y las actividades conjuntas son cada vez más enriquecedoras. La evaluación del sistema de educación preescolar cubano tiene lugar por diferentes vías: evaluaciones sistemáticasdel proceso educativo y de sus efectos en el desarrollo de los niños y niñas; monitoreo y evaluación de la implementacióny resultados del Programa Educa a tu Hijo y la aplicación del sistema de diagnóstico del nivel de desarrollo de los niños y niñas al ingresar a la escuela primaria.

    La evaluación sistemática, que tiene un carácter eminentemente cualitativo la realizan los educadores y maestras de preescolar de los Círculos Infantiles y aulas de preescolar y las promotoras y ejecutoras del Programa Educa a tu Hijo para comprobar el nivel de desarrollo alcanzado por los niños como consecuencia de los cumplimiento de los objetivos del programa, conjuntamente con todo el sistema de influencias educativas en el medio circundante, fundamentalmente en las condiciones familiares. Por ello su fin no es otorgar una categoría evaluativa a los educandos.

Estas evaluaciones permiten determinar aquellos indicadores y áreas de desarrollo que alcanzan resultados positivos o queaun presentan insuficiencias para a partir de ellas, diseñar y reorientar el proceso pedagógico de manera efectiva, que propicieproyectar este desarrollo a niveles superiores.

ACTIVIDADES FUNDAMENTALES


Dentro de la Educación Preescolar existen tres etapas o períodos en el desarrollo del niño denominadas actividades fundamentales. Durante el primer año la comunicación emocional con los adultos desde los primeros meses de vida eleva la actividad del niño, le da un matiz emocional positiva y prepara el desarrolla de reacciones importantes para la actividad cognoscitiva (reacciones motoras de los brazos y lenguaje) esto significa que cuando existe una comunicación emocional bien organizada en el primer semestre los niños deben manifestar una elevada actividad cognoscitiva.

El desarrollo del niño depende en esta primera etapa fundamentalmente del cuidado, la atención,el afecto, la sensibilidad y la estimulación que le prodigue la madre o el sustituto al niño, y que entre ellos debe existir un goce mutuo, un intercambio de afecto, emociones.

La situación social del desarrollo consiste en la unidad indestructible entre la madre y el hijo en que toda la conducta del niño, su actividad, se realiza de forma mediatizada a través del adulto encolaboración con él. En los primeros días de vida en el niño se dan las condiciones objetivas del desarrollo que crean las premisas para el surgimiento de la necesidad social de comunicación, la cualconstituye la base y la fuerza motriz del desarrollo psíquico ulterior del niño.

La relación madre-hijo, es el modo particular en que se establece el vínculo afectivo entre la madre yel niño, el cual depende tanto de las características personales de la madre como de los rasgos naturalesdel temperamento y demás particularidades psicológicas del niño.

Durante la edad temprana tiene lugar el período de transición hacia la actividad con objetos, lo cual constituye la actividad rectora o principal de esta edad.

En 2do y en 3er año de vida la actividad con objetos ofrece la particularidad de que mediante ella el niño descubre por primera vez la función del objeto. Esta función, su uso resulta una propiedad encubierta y que no puede esclarecerse cuando los niños los utilizan simplemente para realizar sus acciones. De esta forma,el niño puede abrir y cerrar la puerta de un escaparate un número interminable de veces, de igual modo, golpear con una cuchara el piso, sin embargo, con esto no avanza un paso en el conocimiento de las funciones de estos objetos. Sólo el adulto puede describir, de alguna manera, para qué sirve el escaparate o la cuchara. De esta forma, la relación de la acción con el objeto pasa por tres fases de desarrollo.

En la primera de ellas, antes de comenzar a emplear el objeto con la designación de uso que se le ha dado, pueden utilizarse con él cualesquiera de las acciones que el niño conoce, como si fueran ''indiferentes'' al objeto. En la segunda fase, el objeto se utiliza solamente con la designación correcta que tiene. Por fin, en la tercera fase transcurre la acción como si se volviera al pasado -tiende hacia el empleo libre del objeto-, pero completamente a otro nivel, ya que esta acción está respaldada por la significación de la función principal del objeto.

Lo importante es que, al haber aprendido y asimilado las acciones a realizar en el empleo de objetos de
uso cotidiano, el niño asimila a la vez las reglas de conducta para desenvolverse en la sociedad.



Siguiente


Comentarios


Deja un comentario