Palabras claves: afecto y comunicación

Autoras:
Mariana Castro Leyva
Yindra Castro Gell


Afecto

Tu voz y tu sonrisa serán su compañía: al alimentarlo, asearlo, bañarlo, y en todas las actividades que realices con él. ¡Ah!, también la música, sobre todo instrumental, ya que su suavidad y dulce melodía le proporcionarán un ambiente de paz y tranquilidad, claro, siempre que sea en un tono agradable.


Te sugerimos actividades como estas:

- Cárgalo y ponlo frente a ti, háblale suavemente para que te mire y fije su mirada en tu rostro. Repite los sonidos que le escuchas (eee, ooo, suspiritos). Sino emite ninguno hazlo tú, con tus repeticiones pronto los hará.


- Llámalo por su nombre con un tono de voz alegre, sonriente, para que él se anime, se mueva y emita sonidos, si se queda quieto y te mira fijamente, es una respuesta a lo que tú le haces.


- Háblale desde distintos lugares cercanos a él, para que trate de buscar de dónde viene el sonido.comunicacin


-Convérsale aunque estés en los trajines de la casa, él no te entiende pero te escucha y se siente bien porque está acompañado.


- Ponle en su mano algún juguete liviano (maruga), para que aprenda a agarrarlo o colócaselo frente a él, tratará de cogerlo. Muy pronto al cumplir los tres meses, verás que lo hace, esta acción lo entretiene mucho, hasta jugará llevándoselo a su boca, emitiendo algunos sonidos que tú también puedes repetir.


- Acércale a su cara una maruga u otro juguete llamativo por el color o el sonido. Cuando se fije en él, mueve el juguete lentamente de un lado a otro. Espera que lo siga con la mirada, muévelo entonces de arriba hacia abajo. -Juega al “tope- tope”, acercando y alejando tu rostro de la cara de tu bebé.

- Acuesta a tu bebé boca abajo y así levantará la cabeza y el pecho.
Si mantienes una estimulación de forma sistemática verás a los tres meses cómo logra el complejo de animación (animación general del niño, que realiza movimientos con los brazos, y piernas, a la vez que emite sonidos guturales).

¡Cómo le gusta!


-En algún momento del día, preferiblemente después del baño, pásale la parte de arriba de tus manos (con movimientos suaves y rítmicos, nunca bruscos ni fuertes) por la espalda, como una caricia, a ambos lados de la columna vertebral, de las nalguitas hacia arriba, ¡verás lo tranquilo que se queda!


-Sujétalo suavemente por el tobillo y hazle cosquillitas, pasándole un dedo por la planta del pie.

Para realizar estos masajes, no hay que ser expertos. Son una manera de transmitir al bebé seguridad y cariño. También estás estimulando su circulación, a la vez que mejoras su tono muscular y fortaleces su sistema inmunológico.


¿Juguetes? El bebé de 0-3 meses debe jugar con marugas, sonajeros y juguetes de goma, siempre en presencia de los adultos.

Comentarios


Deja un comentario