Los juegos y juguetes modernos


En ocasiones se escuchan discursos donde se satanizan los juguetes modernos y los juegos que se derivan de ellos. Aquí recordamos que: "los juegos y juguetes son expresión de la cultura" y ello significa que si la cultura cambia, los juguetes y los juegos cambiarán también. Por ello no hay que aferrarse al pasado en la recuperación de los juegos tradicionales y su uso exclusivo, porque estos al igual que muestran valores, también muestran desigualdades y desde su práctica “simple”, sin horizontes claros, terminan reproduciéndolas y reconstruyendo el orden que no queremos.


Así, de la misma manera se hace necesario enfrentar las practicas ludomáticas desde lecturas criticas que nos permitan develar sus horizontes; para plantear que el problema no está en los juegos y juguetes, sino en el uso que desde la recreación les damos, de la intencionalidad y de las posibilidades que podemos generar desde estas nuevas condiciones culturales, y por supuesto lúdicas, en las que nos toca existir. El juego moderno y el juego tradicional pueden ser un espacio para el desarrollo y el esparcimiento si los adultos tienen en cuenta los aspectos siguientes:


Primero:
¿cómo estamos asumiendo las prácticas de nuestros juegos tradicionales, cómo los estamos redimensionando, y desde qué perspectiva los estamos abordando para la ejecución de actividades recreativas que propendan al bienestar de los grupos humanos con los que trabajamos?


Segundo:
¿estamos asumiendo una lectura critica de cada juego en particular y del sistema lúdico en su conjunto, que nos permita develar sus valores y sus desaciertos?


Tercero:
¿no sería mejor dejar de pensar en el rescate de lo tradicional como simple rescate, y asumirlo como un rescate que nos permita su resignificación en la perspectiva del desarrollo humano?


Cuarto:
¿qué actitud de lectura sería necesario asumir para el abordaje de los nuevos sistemas lúdicos y develar en ellos sus valores y contrariedades?

Comentarios


Deja un comentario