En una charca había muchas ranas. Había una ranita verde, que quería ser la rana mayor del mundo.

Un día se acercó un ganso a beber agua, Las ranas dijeron: _ ¡Mira, mira! Esa que viene a beber es la rana mayor que hemos visto.

La ranita verde dijo: Van a ver cómo yo me hago mayor que ella y empezó a comer y a beber mucha agua.

La ranita se hinchaba como una pelota.

¿Soy ya bastante grande?- preguntó.

Las ranas dijeron: No, no; es mucha mayor esa que viene a beber agua.

La ranita verde siguió comiendo y comiendo y bebiendo agua.

Y se hinchó más y más, hasta que reventó.

Las ranitas verdes son muy lindas cuando pequeñitas y nunca por mucho que coman, puede llegar hacer tan grandes como los gansos.



Comentarios


Deja un comentario