¡Accidentes Evitables!

accidentes

La palabra accidente tiene su origen en el termino latino accidens. De acuerdo a la real academia española (RAE), el concepto hace referencia a la cualidad o estado que aparece en algo, sin que sea parte de su esencia o naturaleza; al suceso eventual que altera el orden regular de las cosas; y al suceso eventual o acción de que involuntariamente, resulta daño para las personas o las cosas.

Un accidente es también una indisposición o enfermedad que sobreviene repentinamente y priva de sentido, de movimiento o de ambas cosas.

Existen varios tipos de accidentes, entre los más frecuentes se encuentran: los accidentes en el hogar, los accidentes en el trabajo y los accidentes de tránsito.

El porcentaje de accidentes en el hogar está por encima de los que ocurren en el trabajo, en la calle o en la escuela. Los accidentes en el hogar se han convertido en un problema en muchos países del mundo y los niños, al pasar la mayor parte del tiempo en casa, son los que están propensos a este tipo de actividad.

Los niños son los que están más desprotegidos frente a los posibles accidentes que se produzcen en el hogar por su limitada capacidad de comprensión y su fragilidad, razón por la cual son más vulnerables ante las situaciones peligrosas que puedan surgir dentro de casa.


Los accidentes domésticos más comunes a los que están expuestos los infantes pueden clasificarse según una tipología basada en los fenómenos que implican. Así, por ejemplo, se pueden clasificar en percances relacionados con las caídas, los cortes o heridas, las quemaduras, etc.


A continuación relacionamos algunos de los accidentes domésticos más habituales en los que suelen estar relacionados los menores:


1- Caídas y golpes. Son unas de las causas más frecuentes de accidentes infantiles en el hogar. No se debe olvidar que los niños pequeños son muy frágiles. Cuando los hijos sean pequeños y duerman aún en la cuna se debe extremar la precaución de mantenerla acolchada e instalar protectores. De la misma manera si en la casa hay escaleras se pondrá especial cuidado en impedir que se desplacen por ellas solos. Los pavimentos poco limpios: con agua, grasas, aceites, etc. o los suelos resbaladizos por el uso o porque han sido pulidos o encerados inadecuadamente pueden también ocasionar caídas.


2- Cortes. Como es lógico se debe mantener a los niños apartados de los objetos cortantes. Para reducir riesgos se pueden instalar cierres de seguridad en los estantes de la cocina donde se guardan los cubiertos, tampoco dejar al alcance de su mano las tijeras u otros objetos que pudieran provocarles alguna herida.


3- Quemaduras. Cuando el combustible es gas, que se ha acumulado por fuga o similar, puede generar una fuerte explosión ocasionando quem aduras graves.


Algunas de las precauciones más elementales para evitar las quemaduras son:


-Evitar que los mangos de las sartenes o cazuelas sobresalgan de los fogones, son un reclamo para que los pequeños los agarren.


-De la misma manera, no dejar a los chiquillos jugando en el suelo debajo de los fuegos de la cocina, cualquier descuido puede provocar que se derrame lo que se está cocinando y se quemen.


-También se deben tomar las lógicas precauciones al bañarlos. La piel de los bebés es muy delicada y el agua demasiado caliente puede provocar quemaduras.


4- Electrocución por cables eléctricos y enchufes. Algunas medidas para minimizar riesgos consisten en: proteger todos los enchufes de la casa, sobre todo los colocados al alcance de la mano de los pequeños, para impedir que metan en ellos los dedos. No dejar cables eléctricos sin protección a su alcance.


5- Intoxicaciones, alergias e irritaciones por ingerirsustancias como medicamentos, Productos de limpieza, Insecticidas y productos de jardinería, Pinturas, disolventes y adhesivos, combustibles (y productos derivados de la combustión), productos de perfumería y cosmética. Y bebidas alcohólicas.


Los niños tienen tendencia a meterse en la boca los objetos nuevos que descubren. Por ello conviene apartar de ellos sustancias que puedan ser tóxicas, como los medicamentos o los productos de limpieza. Es preferible guardar estos productos en lugares elevados, ya que así se dificulta su acceso a ellos.


6- Asfixiarse por inmersión en recipientes con agua, como cubos, bañaderas, tanques y otros. Estos deben permanecer tapados con seguridad.


La mayoría de los accidentes domésticos pueden ser evitables si se observan las debidas precauciones.

¡Recuerda! Los accidentes ni son tan accidentales, ni tan inevitables.

Comentarios


Deja un comentario