"De preescolar a escolar algo más que..."


Autora: Holeidys Yáñez Sterling.

El desarrollo del niño y la niña es un proceso continuo que se enmarca dentro del proceso del desarrollo humano. El niño desde su nacimiento hasta que ingresa a la escuela atraviesa por la influencia de diferentes agentes educativos; médico, enfermera, ejecutores, promotores, familia, la suya y la del resto de los niños y niñas con el cual comparte las actividades, educadoras, auxiliares pedagógicas, personal que labora en el círculo infantil o en la escuela, los niños de su grupo y otros, adultos de su comunidad, todas estas influencias actúan en el proceso de su desarrollo.

La edad en que los niños van a experimentar un cambio importante en sus vidas: el inicio de su vida escolar. La forma en que se les ha preparado para enfrentar este cambio y el éxito o el fracaso que vaya logrando como escolar lo marcarán para toda su vida, y sus resultados se reflejaran en su comportamiento en el hogar, en la escuela y en la sociedad.

Al iniciar su nueva vida en la escuela se ve sometido a un proceso de adaptación; el contexto es diferente, la organización escolar responde a nuevas concepciones, horario ajustado a dar cumplimiento a un Programa Educativo; turnos de clases con un horario en el cual debe concentrar su atención porque debe de aprender, se controla su " disciplina ", debe portarse "bien", se relaciona con un lenguaje diferente, interactúa con niños desde su edad hasta preadolescente, debe hacer actividades nuevas, para las que no ha sido preparado. En el transcurso de un tiempo breve, muy fugaz deja de ser visto como el niño que juega para convertirse en el escolar que debe cumplir con determinadas exigencias en la vida escolar, familiar y social. Contradicción con sus verdaderos motivos y necesidades que después de unas breves vacaciones no han cambiado; aun su actividad rectora sigue siendo e juego.

La preparación del niño para su ingreso a la escuela no debe limitarse sólo a detenernos en el desarrollo alcanzado en las habilidades, capacidades y hábitos, es muy importante tener en cuenta su salud, el estado nutricional y su bienestar psicosocial, para lo cual en su tránsito por la Educación Preescolar las educadoras, maestra, auxiliares pedagógicas, personal de salud, promotora y ejecutores, cuentan el diagnóstico del desarrollo del niño, lo que les permite diseñar la acción educativa para brindarle una atención integral a los niños y diseñar la preparación de la familia. Al culminar el grado preescolar como resultado de la evaluación sistemática del desarrollo integral del niño y el trabajo de preparación a su familia se refleja en el expediente una información de mucho valor pedagógico para su vida escolar.

Otro aspecto a considerar es que regularmente se refiere "preparar al niño para su ingreso a la escuela" y no se considera que además, "la escuela debe prepararse para recibir a los niños y niñas", que después de 6 años de vida en la Educación Preescolar deben responder a nuevas exigencias en la vida escolar, en su contexto familiar y en la sociedad.

La escuela y los niños necesitan adaptarse, como regularidad se parte de que estos últimos son los que tienen que pasar por ese proceso, suponiendo que el contexto escolar ya está concebido, prefijado sin considerar los factores objetivos y subjetivos que de hecho siempre se dan y que al desconocerlo, no preverlo, no tenerlos en cuenta trae como resultado consecuencias negativas en el educando, en los docentes, directivos, familia y en la sociedad.

Es importante tener en cuenta las condiciones que rodean al niño; su familia y la comunidad. El desarrollo se da a lo largo de toda la vida, es un proceso de interacción entre un individuo en constante cambio y un ambiente que cambia constantemente en los que intervienen la familia, la comunidad, las instituciones y la sociedad.

Comentarios


Deja un comentario