“MEÑIQUE”

(adaptación)

Autora: MSc. Marcia Mirtha Hernández Ramírez.

Meique













PERSONAJES: MEÑIQUE y CUATRO PREGONEROS.

(Aparece Meñique sentado a la entrada de palacio)

MEÑIQUE:

Yo siempre he sido pequeñito así. Mi nombre es Juan, pero todos me dicen Meñique. Cuando mi padre se puso viejo, mis hermanos y yo salimos a buscar fortuna por el mundo. Un día escuchamos unos pregoneros que decían:

(Se retira Meñique y entran los pregoneros vociferando)

PREGONEROS:

¡Una orden del Rey! (Repetir tres veces)

PREGONERO 1:

¡El rey dará tres sacos llenos de pesos al que corte un árbol grande que tiene a oscuras el palacio!

PREGONERO 2:

¡El Rey hará marqués al que abra un pozo en el patio del castillo!

PREGONERO 3:

¡El Rey casará a su hija la princesa con el que corte el árbol y abra el pozo!

PREGONERO 4:

¡Pero al que no corte el árbol, ni abra el pozo, se le cortarán las orejas!

(Se retiran los pregoneros y regresa Meñique)

MEÑIQUE:

Así fue como llegamos al palacio. Yo, por el camino, lo iba preguntando todo y conseguí un hacha, un pico y una cascarita de nuez, que hacía mucho tiempo que esperaban por mí, y los guardé en mi saco de cuero.

Cuando llegamos al palacio a mis hermanos les cortaron las orejas porque no pudieron cortar el árbol.

Yo, entonces, saqué mi hacha y le dije:

- ¡Corta, hacha, corta!-

Y el hacha cortó todo el árbol.

Después fui al sitio donde debía cavar el pozo, saqué mi pico, y le dije:

- ¡Cava, pico, cava!-

Y el pico cavó y abrió un pozo muy hondo, pero como no tenía agua saqué la cascarita de nuez y le dije:

- ¡Brota, agua, brota!-

Y el agua brotó y se llenó todo el pozo.

No crean que fue fácil casarme con la princesa; antes tuve que traerle de regalo de bodas al gigante del bosque, y después adivinarle muchos enigmas.

Todos en el palacio me admiraron mucho y cuando el Rey murió, ¡Yo fui el Rey! Por eso yo, Meñique, les digo que: “el saber vale más que la fuerza”.

Comentarios


Deja un comentario